El 16 de abril ofendí a Montuenga; fui un presunto bajo adversario; difundí un defecto de ficción disfrazado de contrarreseña; cometí teatro.

Por el mismo precio, molesté a Molina.

Mal parí.

Pido disculpas a Santi Pérez Isasi.

(O, en un registro más formal, solicito).

#

1 junio, 2015

Deja un comentario

diecinueve + 18 =